Archive for the Exabruptos Category

EXABRUPTO #21: OXI!

Posted in Exabruptos with tags , , , on 29 junio, 2015 by teseos30

Oxi-day

Anuncios

365 SUEÑOS GUAJIROS Y SIMILARES PARA 2015

Posted in Exabruptos on 4 enero, 2015 by teseos30

Quimera-de-Arezzo

La Quimera de Arezzo

  1. Que los mexicanos nos decidamos a ser civilizados de una vez por todas.
  2. Que las armas del narco, el ejército y la policía se les fundan en las manos.
  3. Que se le acabe el chayote a los que pergeñan columnas y artículos serviles y/o amañados
  4. Que subasten en beneficio de 100 familias en extrema pobreza la Casa Blanca de la Gaviota, la mansión del Pedregal del delegado de Iztapalapa, y todas las propiedades malhabidas por los altos funcionarios de todos los niveles y todos los partidos.
  5. Que aparezcan ya todos los desaparecidos y que a los culpables se les pudra el asterisco.
  6. Que desaparezcan y se vuelvan ceniza los hombres y mujeres de mala voluntad.
  7. Que Europa y los EUA devuelvan todo lo que robaron a lo largo de los siglos y pidan perdón por sentar su bonanza en la muerte, la mutilación, la humillación, el escarnio, la segregación y la miseria de millones.
  8. Que todos los locutores  y  pseudoperiodistas de Televisa y Azteca se queden afónicos de por vida.
  9. Que Peña se quede calvo, como Carlitos.
  10. Que no quede huella, que no y que no…
  11. Que la gente “irónica”, “sarcástica” o ” cínica” que abunda en las redes sociales aprenda a leer y después se chute un diplomado sobre la Escuela Cínica hasta que repita de memoria las biografías de Antístenes y de Diógenes de Sinope.
  12. Que las “viejas cabronas” aprendan la diferencia entre mamón, borrego y cabrón.
  13. Que México recuerde que su música no se reduce a la banda y al norteño.
  14. Que el regueton y la bachata sean anatema.
  15. Que mueran el machismo y el feminismo.
  16. Que a los pederastas laicos y religiosos se les pudra el dominico.
  17. Que a las víctimas de los anteriores se les pague en oro el peso de sus cerdos victimarios.
  18. Que los grupos pro-vida y pro-aborto recuerden la primacía de la libertad individual en todo sentido.
  19. Que dejen de invitarme a jueguitos en las redes sociales.
  20. Que dice mi mamá que te pongas el suéter.
  21. Que Greenpeace pague la restauración de Nazca.
  22. Que los apologetas del capitalismo en todas sus vertientes reencarnen en la aldea más pobre del planeta.
  23. Que los que dicen que todo depende de uno, amanezcan en la calle, sin un quinto y en cueros, y que nos demuestren en carne propia la efectividad de sus teorías.
  24. Que México y el mundo recuerden que hubo mejores pintoras que Frida Kahlo.
  25. Que el cine nacional deje de ser una tropicalización fallida del hollywoodense.
  26. Que Avelina Lesper lea la “Crítica del juicio” y deje de decir sandeces.
  27. Que el Banco Mundial y el FMI paguen los trastes rotos de sus políticas nefastas.
  28. Que las cervecerías artesanales derroten al duopolio industrial.
  29. Que, por mera justicia histórica, los ricos se hagan pobres y viceversa.
  30. Que dice mi mamá que dejes de leer tarugadas y te vayas por las tortillas.
  31. Que la cerveza y el vino formen parte de la canasta básica.
  32. Que se abra un portal dimensional entre Querétaro y Atenas.
  33. Que la gente deje de regatearle a los artesanos, las marchantitas y agricultores.
  34. Que por mera justicia histórica, la “patrona” le sirva a la “muchacha”.
  35. Que multen a la gente que no cede el paso, el asiento o la banqueta cuando debe.
  36. Que le confisquen el vehículo a quienes apuren con el claxon a embarazadas, minusválidos, madres, niños y ancianos.
  37. Que exilien a Marte a la gente que odia a los niños.
  38. Que la gente que abomina de la ciencia y la tecnología no tenga acceso a Internet.
  39. Que la gente que dice que prefiere los animales a las personas sea coherente y deje de vivir con la asquerosa humanidad: que se integre a la cadena trófica en el Serengueti.
  40. ¿Qué me ves?
  41. Que el río Querétaro lleve chela en verano y whisky en invierno.
  42. Que retorne el Profeta del Nopal
  43. Que el repertorio de los bares queretanos remonte su dogmatismo noventero y destierre de una vez por todas “La chispa adecuada” y “Santa Lucía”.
  44. Que los que dicen que el Blues sólo puede ser en inglés se muden permanentemente a Chicago o Detroit.
  45. Que Winsor & Newton dote de material durante su formación universitaria a los mejores estudiantes de artes visuales de México.
  46. Que la ciencia sea congruente con sus pretensiones y por fin sea neutral, racional y razonable; pues toda inteligencia digna de ese nombre no corta el tronco en el que se sienta.
  47. Que los libros de literatura mayor se incluyan en la canasta básica.
  48. Que un comando de élite desaparezca del mercado los libros chatarra.
  49. Que muera la cumbia norteña.
  50. Que los recuerdos son mentira y que inundan la razón.
  51. Que Shakira se ponga fea y vieja si vuelve a tocar una sola nota de Metallica.
  52. Que dejen de venderle instrumentos de alta calidad a cumbiancheros, gruperos, reguetoneros, bachateros y similares.
  53. Que José Cruz reconozca que sin sus colaboradores Real de Catorce nunca hubiese sido.
  54. Que nunca se sequen los manantiales del Valle de Orizaba.
  55. Que decreten al Vuelve a la vida Patrimonio de la Humanidad.
  56. Que en los autobuses de primera las películas sean también de primera.
  57. Que veganos y omnívoros dejen de estigmatizarse mutuamente y respeten los hábitos alimenticios de cada quién. Que cada quien trague lo que quiera y que haya paz.
  58. Que la lógica vuelva a ser obligatoria en el bachillerato.
  59. Que pro transgénicos y anti transgénicos acepten los resultados de un estudio definitivo y suficiente sobre el tema, antecedido por una total suspensión preventiva de su empleo.
  60. Que dice mi mamá que siempre no.
  61. Que todos nos tomemos la molestia de escuchar al otro antes de juzgarlo.
  62. Que desaparezca el Teletón y que sociedad, gobierno y empresarios asumamos nuestras responsabilidades sin lucrar o medrar con ellas.
  63. Que acusen de delitos de lesa humanidad a las mujeres que tengan cabello largo y bonito y cometan la salvajada de cortarlo de cazuela o más corto.
  64. Que las mujeres que usen botas y minifalda reciban todo tipo de incentivos y prebendas.
  65. Que muera la crema de zanahoria.
  66. Que viva el lomo de cerdo en salsa de grosella.
  67. Que viva el bermellón.
  68. Que viva el blanc sec catalán.
  69. Que Dios guarde al tomaquet.
  70. Que dice mi mamá que te apures.
  71. Que todos y todas reciban un beso de un bello o una bella desconocidos.
  72. Que todos pidan perdón por su error más grande.
  73. Que todos lo reciban.
  74. Que las feministas dejen de decir que son descendientes de las brujas que escaparon a la hoguera. Es igualmente probable que desciendan de los verdugos.
  75. Que la Cervecería Hércules tienda una línea directa a mi casa.   Pale Blonde Ale, por favor.
  76. Que Metaxas me regale su mejor botella cada Año Nuevo.
  77. Que me encuentre cada mañana en mi escritorio con una taza de café de Coatepec con una cucharada de cacao oaxaqueño.
  78. Que el vino queretano no cueste más o tanto como el Rioja.
  79. Que pongan una máquina de café gourmet gratis en el jale de todos.
  80. Que esa mujer sagrada no incline el ceño.
  81. Que a los escuincles y pubertos que hacen bullying los pongan a lavar los excusados de su escuela con la lengua.
  82. Que la gente aprenda la diferencia entre ejercer  el humor negro y ser ojete.
  83. Que la gente aprenda a distinguir entre ser franco y ser ojete.
  84. Que la expresión “tú muy bien” sea penada con mil salarios mínimos y cinco años de prisión.
  85. Que se descubra un trío inédito de larga duración entre Janis Joplin, Jim Morrison y Jimmy Hendrix.
  86. Que las feministas mexicanas dejen descansar en paz a Chabela Vargas y a Frida Kahlo, y se busquen otras deidades tutelares, porque ya chole con aquellas.
  87. Que a Solalinde le den el Nobel de la Paz.
  88. Que la expresión “hoy por hoy” sea penada con dos mil salarios mínimos y cinco años de prisión.
  89. Que la gente que hace chistes racistas reencarne en la etnia que más repugne.
  90. Que le digas a tu mamá que está loca.
  91. Que la gente aprenda la diferencia entre ciclo y capítulo. Un ciclo no se cierra sin dejar de serlo y un capítulo no es tal si no se cierra.
  92. Que Rita Guerrero resucite y el Hades se lleve a Sariñana como sustituta.
  93. Ídem con Tehua y Lafourcade.
  94. Ídem con Amparo Ochoa y Karla Morrison.
  95. Que se borren de la memoria y los anales de la historia de la música mexicana los sacrilegios que suponen los conciertos “sinfónicos” de El Tri  y los Ángeles Azules.
  96. Que se prohíban ese tipo de conciertos a grupos anexos, conexos y similares.
  97. Que España se convierta en una República.
  98. Que la pseudo palabra “lobuki” sea penada con 100 mil salarios mínimos y cinco años de prisión.
  99. Que se retire toda la publicidad grotesca y sangrienta de las grupos pro y anti aborto.
  100. Que dice el padre que tu nieve de qué sabor…
  101. Que Bárbara Mori me dé un beso.
  102. Que se creen bares, cafés, restaurantes y espacios exclusivos para fumadores.
  103. Que vuelva a publicarse el Simón Simonazo.
  104. Que la gente que dice que Porfirio Díaz fue un buen gobernante reencarne en peón de hacienda en pleno porfiriato.
  105. Que a los anteriores les echen sal en las llagas de los azotes.
  106. Que den cadena perpetua a lloOzZ  KheE EhZkrivEn aAzzhIii.
  107. Que prohíban la hora de Luismi.
  108. También la del Buki.
  109. Que a todos los plaqueros y grafiteros les dé artritis y no puedan tomar ni un lápiz.
  110. Que se haga la voluntad de Dios … en los bueyes de mi compadre.
  111. Que exilien a Avelina Lesper, a Gabriel Orozco y a Yoko Ono a una isla desierta.
  112. Que la gente que sorbe tenga su propio país.
  113. Que se prohiba el peluche.
  114. Que se deje de llamar trovador a cualquier fulano con guitarrita.
  115. Que sólo se llame trovador o trovadora a los autores y autoras del amour courtois.
  116. Que me regalen las obras completas de Heidegger editadas por Vittorio Klostermann.
  117. Que sólo puedan descalificar a Heidegger quienes demuestren haberlo leído a suficiencia.
  118. Que le tumben los dientes a los cantantes mexicanos que al cantar pronuncien la “t” como “ch”.
  119. Que prohíban las gomichelas.
  120. Que digan que estoy dormido…
  121. Que el mezcal y el tequila vuelvan a ser bebidas populares.
  122. Que haya una pulquería por colonia o barrio.
  123. Que se curen todos los niños con enfermedades terminales.
  124. Que descubran en Portugal 25 obras inéditas de José Saramago.
  125. Que se reúna la Camerata Rupestre.
  126. Que desaparezca la gente mamona.
  127. Que la gente que se cree única y diferente a los demás se reúna con las decenas que parecen sus clones.
  128. Que la Generalitat Valenciana monte una expo de arte medieval en Querétaro.
  129. Que la Barbacoa de Santiago ponga una sucursal en Querétaro.
  130. ¿A qué horas sales al pan?
  131. Que los gyros de Monastiraki pongan una sucursal en mi barrio.
  132. Que los fundamentalistas de todo signo y credo se vayan mucho a la gaver.
  133. Que se prohíban las películas musicales.
  134. Que  la UNAM abra un campus de humanidades en Querétaro.
  135. Que resucite el rock mexicano.
  136. Que se abra otro  plantel del CEDART en Querétaro.
  137. Que los Rolling Stones den un concierto en Querétaro.
  138. Que Fernanda Familiar deje de contaminar cerebros y las ondas herzianas.
  139. Que el IPN desarrolle una computadora y un sistema operativo que se lleve de calle a los de siempre.
  140. Que se apaguen los faroles.
  141. Que a los trolls se les llame  según lo que son: mamones chingaquedito.
  142. Que le den pamba a los que se quieren lucir con su inglés y terminan hablando como Fox o como Peña.
  143. Que Cristian Castro deje en paz al metal so pena de castración.
  144. Que Milladoiro dé un concierto en Querétaro.
  145. Que el café de la Parroquia ponga una sucursal en Querétaro.
  146. Que el Hotel Mocambo rife una semana con todos los gastos pagados.
  147. Que yo me la gane.
  148. Que Eleni Tsaligopoulou me traiga serenata.
  149. Que el vecino ya calle a su perro.
  150. Que los defensores de la vida animal cumplan con su misión… sin dar al traste con ninguna vida humana.
  151. Que me regalen la colección de obras completas de Platón de Gredos.
  152. Que este año les traiga a los legisladores, magistrados, ministros, secretarios, gobernantes y grandes cachanchanes tantita madre y llenadera, porque nomás no tienen.
  153. Que la política mexicana deje de ser esta dantesca tragicomedia.
  154. Que se acaben las mafias y clubes en todo ámbito y nivel.
  155. Que el empleo  de la palabra “naco” sea penado con 100 mil salarios mínimos y cinco años de prisión y trabajos forzados.
  156. Que las viejas de los neonazis les pongan el cuerno con un negrote gigantesco del Senegal.
  157. Que el mismo negrote les dé pa’ sus tunas.
  158. Que mueran los discos que hacen versión de todo en bossa nova.
  159. Que no me destapes.
  160. Que el monero Luis Fernando edite un libro con su obra completa.
  161. Que los ciegos de nacimiento adquieran la vista.
  162. Que Querétaro deje de ahogarse cada que llueve.
  163. Que se acaben los tratamientos señoriales a la clase gobernante.
  164. Que dejen de llamar genio a Chespirito.
  165. Que History Channel trate realmente de la historia.
  166. Que llegue por fin a México la película de El Greco.
  167. Que los sicarios queden ciegos.
  168. Que los miembros del asesino se atrofien.
  169. Que bonitas son las hijas de don Simón…
  170. Que las industrias que han contaminado México paguen al triple los costos de la rehabilitación de los ecosistemas y que no operen más hasta que esten totalmente limpios.
  171. Que muera la música disco.
  172. Que muera la calabaza en tacha.
  173. Que viva el café con canillas.
  174. Que vivan las picaditas rojas.
  175. Que mueran los narcocorridos.
  176. Que viva el caldo tlalpeño.
  177. Que un hacker vacíe las cuentas de los 100 mexicanos más corruptos.
  178. Que la gente que le hace la vida pesada a los demás desaparezca.
  179. Que la vecina calle a su gato.
  180. Que descubran 25 obras inéditas de Jorge Ibargüengoitia.
  181. Que a la gente que emplea la palabra “ayotzinapo” se le llene la boca de herpes.
  182. Que Alejandro Lora pida perdón por su puritanismo tardío.
  183. Que Armando Palomas deje de ser tan  mamón.
  184. Que Haris Alexiou y Yorgos Dalaras den un concierto en el Auditorio Nacional.
  185. Que Luis González de Alba reconozca que sin la izquierda se quedaría sin tema y no podría vivir.
  186. Que Sheridan ídem.
  187. Que la gente que fustiga a los gordos amanezca hecha una tonina.
  188. Que Ruiz-Healy se limite a luchar contra la calvicie.
  189. ¿Qué le pasa a Lupita?
  190. Que el “elenco” que escribe en Letras Libres anuncie su revista en la tele cantando “Libre soy”, de Frozen.
  191. Que las mujeres coquetas reciban un millón de pesos.
  192. Que también se acuse machismo a las mujeres que fustigan a otras mujeres.
  193. Que las mujeres con buen trasero tengan fuero.
  194. Que les de chancro a los que robaron a Denisse Dresser.
  195. Que construyan un auditorio para las bandas de blues de Querétaro.
  196. Que me regalen las obras completas de San Juan de la Cruz en Editorial BAC.
  197. Que vivan las papas al horno.
  198. Que vivan las costillas en salsa roja de molcajete.
  199. Qué cosa fuera, Corazón, qué cosa fuera…
  200. Que Mariale Ayón baile para mí.
  201. Que viva el guacamole.
  202. Que Gloria Trevi se mude a Rusia.
  203. Que la Llorona encuentre la paz.
  204. Que todos reciban un beso de la persona que aman y que todos besen a la persona que los ama.
  205. Que por un día todos cumplan su más anhelada fantasía erótica.
  206. Que los que han declarado la guerra al ego se den cuenta que la perdieron desde el momento en el que la iniciaron.
  207. Que mueran las playeras polo.
  208. Que muera la ropa formal.
  209. Que se meta Teté
  210. Que retorne la Tremenda Corte.
  211. Que muera fulminado todo funcionario que desdeñe a las víctimas de cualquier crimen.
  212. Que los niños tengan fuero.
  213. Que la gente que no tolera a los bebés sea vomitada por uno.
  214. Que se les eche a perder todo a los gandallas.
  215. Que se obligue a las televisoras a emitir programación cultural en horario AAA tres veces a la semana.
  216. Que todos tengan derecho a dos meses de vacaciones al año con todos los gastos pagados en el destino de su preferencia.
  217. Que viva Manzanillo.
  218. Que viva La Tovara.
  219. Que se salga Teté
  220. Que vivan Las Islitas.
  221. Que viva San Blas (y se muera Maná).
  222. Que viva Mocambo.
  223. Que viva Veracruz.
  224. Que viva Orizaba.
  225. Que viva Xilitla.
  226. Que viva Jalpan.
  227. Que me traigan un curado de aguacate.
  228. Que muera la Coca Cola.
  229. Que le den aceite de ricino.
  230. Que se acabe Bandamax.
  231. Que me traigan un Bloody Mary.
  232. Que aparezca una tarde en la playa de Klovino.
  233. Que el Munal traiga una expo completa de El Bosco.
  234. Que Sennelier tenga más presencia en el mercado mexicano de materiales de arte.
  235. Que nazca un genio que musicalice a los grandes poetas mexicanos del siglo XX.
  236. Que se revelen los amantes insospechados.
  237. Que refundan en la cárcel a quienes no apaguen su celular en el cine, durante conferencias, obras de teatro, conciertos, etc.
  238. Que vivan los acociles al tequila.
  239. Quiero que me des la rajita de canela.
  240. Que las mujeres con ojos bonitos lo negocien todo.
  241. Que a Julieta Venegas se le quite la pereza.
  242. Que me bese Monica Belucci.
  243. Que muera la cocina molecular.
  244. Que ya no hagan películas de nazis.
  245. Que saquen del santoral a Pedro de Verona y a Pedro Arbues.
  246. Que el Papa haga una ceremonia de desagravio en honor de Giordano Bruno en Campo dei Fiori.
  247. Que  le cobren doble a la gente que se sale durante los eventos.
  248. También a la que se sale antes.
  249. Que me bese mi Chaparrita.
  250. Que me regalen un bajo electroacústico fretless de cinco cuerdas.
  251. Que Salma Hayek me de un abrazo.
  252. Que me regalen las obras completas de Elytis en griego
  253. Que  me encuentre el libro de Ratatatam en una librería de viejo.
  254. Que todos reconozcan que es un cliché no querer ser un cliché.
  255. Que desaparezcan todas las muñecas.
  256. Que vuelvan a editar La Garrapata. El azote de los bueyes.
  257. Que vuelva Nikito Nipongo.
  258. Que vuelvan las Histerietas… sin Magú.
  259. Que la Negra Tomasa se vuelva pa’ su casa.
  260. Que Les Luthiers toquen en Querétaro.
  261. Que el chamoy vuelva a ser chabacano en salmuera.
  262. Que Tassos coloque sus productos en todos los supermercados.
  263. Que muera Timbiriche.
  264. También las Flans.
  265. Que los acompañe Emmanuel…
  266. …y Mijares.
  267. Que prohiban a las mujeres el corte tipo cacatúa…
  268. …como el de Yuri.
  269. Que deje en paz al oso panda.
  270. Que mueran los charolastras.
  271. Que por pura justicia poética los que se burlaron de Cerati se queden cuadrapléjicos por un año.
  272. Que El Callejón Blues Band dé un concierto en el Auditorio Josefa.
  273. Que Saber Forge ponga una sucursal en Querétaro.
  274. Que vendan buen cordero en la carnicería de la esquina.
  275. Que Peña venda su mugre avión y nos regrese la lana a cada uno. Nos tocarían casi de a cuatro millones por piocha.
  276. Que todos  los suegros, nueras y yernos en conflicto hagan las paces.
  277. Que den el salario mínimo a todos los que dicen que el capitalismo goza de buena salud.
  278. Que la gente que ama la carne pueda refinarse un cabrito a la quincena.
  279. Que se vaya pa’ su casa caminando al revés.
  280. Que las faltas de ortografía se penen con cien días de salario mínimo y otros cien de trabajos forzados.
  281. Que doten a toda escuela de una videoteca y una sala de proyección decentes.
  282. Que también las doten de una biblioteca digna de ese nombre.
  283. Que doten a todas las comunidades marginadas de una escuela de verdad.
  284. Que la lana de las prebendas de la alta burocracia se destine mejor a desayunos escolares decentes.
  285. Que los peatones caminemos con urbanidad y  respetando los reglamentos de tránsito.
  286. Que los ciclistas ídem.
  287. Que los conductores ídem.
  288. Que confisquen las bicicletas y los vehículos a quienes no lo hagan.
  289. Que sufra la canalla.
  290. Que los peatones que no respeten el 286 sean penados con 100 días de salario mínimo.
  291. Que Israel y Palestina dejen de moler y coexistan.
  292. Que viva Israel.
  293. Que viva Palestina.
  294. Que pongan una trattoria en mi colonia.
  295. También un estiatorio …
  296. …y un kafeneio.
  297. Que La Europea ponga el ouzo en su catálogo.
  298. Que vuelva el Güiri Güiri…
  299. ¡Muajá!
  300. …también La Caravana.
  301. Que todos los terceros pisos de la Zona Metropolitana del Valle de México dejen entrar gratis a quienes por emergencia lo requieran.
  302. Que doten de cámaras profesionales a 100 jóvenes con talento para la fotografía.
  303. Que la publicidad televisiva emplee modelos y situaciones más adecuadas a la realidad.
  304. Que la diplomacia sea obligatoria.
  305. Que se vayan al carajo las mujeres que dicen que odian la mentira y la hipocresía y que usen pupilentes…
  306. …y kilos de maquillaje…
  307. …y fajas reductivas…
  308. … y relleno en el brassiere.
  309. Que goce la canalla…
  310. Que las acompañen los hombres con actitudes equivalentes.
  311. Que se reconozca a la hipocresía como rasgo definitorio e irrenunciable de la humanidad.
  312. Que la televisión italiana produzca series de alta calidad sobre las vidas de Dante y Boccaccio.
  313. También otra sobre el Decamerón.
  314. Larga vida a los endecasílabos.
  315. Que vuelva El Vigilante.
  316. Que La Jornada Semanal vuelva al formato de los 90’s.
  317. Que dejen de decir que los 40 son los nuevos 30. La realidad dice otra cosa.
  318. Que San Ildefonso monte una expo de los Simbolistas y los Prerrafaelitas.
  319. ¡Por mi madre, Bohemios! (sic que acaricia un gato).
  320. Que nazca otro Ramón Bravo.
  321. También otro Jacques Cousteau.
  322. Que me regalen una suscripción a Arqueología Mexicana.
  323. También a Artes de México.
  324. Que viva el teleférico de Orizaba…
  325. …también el de Zacatecas.
  326. Que vivan los desconocidos que sonríen.
  327. Que me regalen la mejor edición castellana de la Divina Comedia.
  328. Que se acaben los impuestos innecesarios.
  329. Botellita de Jeréz
  330. Que muera la subcontratación.
  331. Que la gente que emplea frases, giros y palabras inglesas sin justificación o para farolear sea deportada al gabacho.
  332. Que Anita ya no lave la tina.
  333. Que el Abad ya no dé arroz a la zorra.
  334. Que dice mi mamá que dejes de matar palíndromos.
  335. Que yo hago lo que me da la gana.
  336. Que se funde una escuela de comic en Querétaro.
  337. Que resuciten los inocentes asesinados.
  338. Que se mueran sus verdugos.
  339. Que dice mi mamá que siempre sí.
  340. Que quienes empleen la palabra “chairo” se hagan un chequeo neurológico.
  341. Que viva París.
  342. Que viva la Grecia Salentina.
  343. Que mueran las estudiantinas…
  344. …también las rondallas.
  345. Que viva el Mediodía francés.
  346. Que vivan los souvlakia.
  347. Que la humanidad se gane ese nombre.
  348. Que viva la filosofía.
  349. Tururuuuuuuu…
  350. Que muera el neopositivismo trasnochado.
  351. Que viva el pastel imposible.
  352. Que Andriana Mpampali me dedique una rola.
  353. Que Occidente recuerde que no ha cumplido a cabalidad con los ideales que tanto cacarea.
  354. Que los que juegan con comida pasen por una hambruna.
  355. Que quienes padecen hambre reciban una despensa diaria con cargo a Carstens.
  356. Que Guillermo Sarmiento viva un año como obrero.
  357. Que la humanidad reconozca su deuda con el Amazonas.
  358. Que se haga una ceremonia en desagravio de Grecia por el bodrio de Mamma mia.
  359. Que todos reciban un beso de su primer amor.
  360. Que muera Brodway.
  361. Que todos recuerden que un día fueron niños y que un día envejecerán.
  362. Que todos recuerden lo frágiles que somos.
  363. Que un día seremos cenizas de la cena del Sol.
  364. Que me perdonen los muertos de mi felicidad…

José María Guadalupe Cabrera Hernández

AYOTZINAPA

Posted in Exabruptos with tags , , , , , on 11 octubre, 2014 by teseos30

Ayotzinapa

Y México se torna en un infamante tzompantli una vez más…

EXABRUPTO #20: EL ACOSO EN CIENCIA, RECURRENTE

Posted in Exabruptos with tags , , , , , , , on 12 agosto, 2014 by teseos30

Les presento la traducción que hice del artículo “Harassment in Science, Replicated”, de Christie Aschwanden, aparecido en el New York Times el 12 de agosto de 2014.

Es interesante, pues nos muestra que el ámbito científico nunca estará exento, ni en su práctica cotidiana, ni en la aplicación de sus resultados en el mediano y largo plazo, de una dimensión ética. Aunque muchos difusores de la ciencia se empeñen en mostrar ese ámbito como un círculo impoluto compuesto por gente entregada casi monásticamente y por completo al conocimiento, lo cierto es que los científicos son humanos, y esa humanidad termina por colarse hasta donde ellos no quisieran.

Lean y opinen al respecto:

 

acoso-en-ciencia

Imágen de Katherine Streeter, aparecida en el New York Times, el 12 de agosto de 2014

EL ACOSO EN CIENCIA, RECURRENTE

 

Cuando  era estudiante de licenciatura en biología, durante un verano pasé varias semanas en Costa Rica junto con un estudiante de postgrado, en un proyecto de investigación a desarrollarse en las profundidades del bosque nuboso. Sólo éramos nosotros dos, y al llegar a nuestro sitio, descubrí que él había solicitado sólo una habitación para ambos, la cual contaba solamente con una cama individual.

Avergonzada, pero temerosa de ser etiquetada como mojigata o difícil, no hice ningún aspaviento. Al día siguiente abordé al hospedero y le solicité una cama para mí. El asunto terminó allí, y mi jefe estudiante  no hizo más intentos por acercárseme.

Reflexionando, estoy sorprendida por lo mal preparada que estaba para hacer frente a una situación como esa, teniendo en cuenta, sobre todo, que en ese entonces  tenía 19 años. Mi universidad, obviamente, tenía una política con respecto al acoso, pero los recursos que pudiesen haberme servido estaban a  miles de kilómetros de distancia. Estaba sola en un país extranjero y nunca había recibido ningún tipo de formación sobre el ejercicio de mis derechos ni sobre los recursos de los que podía echar mano si me encontraba realizando trabajo de campo.

Me había olvidado de esta experiencia, sucedida hace dos décadas, hasta que leí un informe publicado el 16 de julio en la revista PLOS ONE (publicación que se presenta como una fuente inclusiva, revisada por pares, de acceso abierto, dependiente de la PLOS, Librería Pública de Ciencia, por sus siglas en inglés). En ella, Kathryn Clancy, antropóloga de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, y tres colegas suyas invitaron a varios científicos, por medio de correo electrónico y las redes sociales,  a llenar un cuestionario en línea sobre sus experiencias con el acoso y el asedio sexual en los sitios de trabajo de campo. Rcibieron 666 respuestas, tres cuartas partes de ellas por parte de mujeres  pertenecientes a 32 disciplinas científicas, incluyendo antropología, arqueología, biología y geología.

Casi dos tercios de los encuestados dijeron que habían sido objeto de acoso sexual en el campo. Más del 20 por ciento reportó haber sido asediado sexualmente. Los estudiantes o investigadores postdoctorales, y las mujeres eran más propensos a  declararse víctimas de sus superiores. Muy pocos de los encuestados dijeron que su área tuviese un código de conducta o una política contra el acoso sexual, y de los 78 que se habían atrevido a denunciar los hechos, menos del 20 por ciento se mostraron satisfechos con el resultado del proceso y las pesquisas.

Los hallazgos son deprimentemente similares a los datos que algunos colegas y yo recabamos este año a partir de un cuestionario online enviado a los escritores científicos. Recibimos respuestas de 502 escritores, en su mayoría mujeres, y presentamos nuestros resultados en el MIT en junio durante el encuentro Soluciones Summit 2014: Women in Science Writing, en una conferencia financiada por la Asociación Nacional de Escritores Científicos.

Más de la mitad de las mujeres encuestadas dijeron que no fueron tomadas en serio debido a su género, una de cada tres había experimentado un retraso deliberado en su promoción profesional, y casi la mitad dijeron que no habían recibido crédito por sus ideas. Casi la mitad, asimismo, dijo que  habían sido objeto de piropos o comentarios con connotación sexual, y una de cada cinco, que habían padecido contacto físico no solicitado.

Dado su carácter voluntario, no se puede pretender que este informe nos revele la verdadera incidencia de la discriminación sexual y acoso entre los científicos y escritores de ciencia. Aún así, el volumen de respuestas envía un mensaje inequívoco: Cuatro décadas después de que el Title IX (Enmiendas a la ley de Educación de 1972) prohibiera la discriminación por cuestión de sexo en la educación pública y 23 años después de que Anita Hill pusiese el acoso sexual en el centro de atención, el sesgo sexual y el acoso siguen obstaculizando el progreso de las mujeres.

La Dra. Clancy dice que decidió recopilar todos esos datos después de ser abrumada por las respuestas a una publicación en su blog en la revista Scientific American en 2012. Una estudiante, con el pseudónimo “Hazed”, relató su vida en el programa de posgrado:

Mi cuerpo y mi sexualidad eran discutidos abiertamente por mi profesor y los estudiantes varones. Hacían comentarios sobre el gran tamaño de mis pechos, y especulaban sobre mi historia sexual. Ella señaló que su profesor “a menudo bromeaba diciendo que sólo a las mujeres bonitas se les permitía trabajar para él, lo que me llevó a preguntarme si mi intelecto y habilidades nunca habían tenido alguna relevancia .

Los comentarios y los correos electrónicos le llovieron. La Dra. Clancy señala que La historia pronto se convirtió  en dos, y éstas rápidamente en casi un centenar.

De manera similar, nuestra encuesta de escritores científicos sacó a la luz acusaciones de acoso, las cuales fueron muy publicitadas, contra un prominente editor, quien fuese mentor de muchas escritoras. Esos incidentes las llevaron  a publicar sus historias de discriminación en el ámbito profesional.

En el mundo académico, las acusaciones de acoso o asedio sexual por lo general se manejan internamente, señala la Dra. Clancy, lo cual deriva comúnmente en encubrimientos, especialmente entre los perpetradores que cuentan con la influencias y poder. “He escuchado muchas historias sobre el profesor al que no se le permite estar nunca más en una habitación con X, Y y Z “, señala . A veces, los perpetradores incluso se benefician, librándos de sus labores docentes manteniendo, no obstante, sus puestos de trabajo.

El acoso entre los escritores de ciencia generó un hashtag, #ripplesofdoubt, para describir cómo el acoso socava a las mujeres. Algunas mujeres que habían sido descartadas para ciertos puestos de trabajo se preguntaban si habían sido rechazados por su apariencia y no por su trabajo. Otras temían no  haber alcanzado sus posiciones en base a sus méritos.


De hecho, los datos sugieren ciertos sesgos en las tomas de decisiones de los tutores. En un estudio publicado este año, un equipo de investigadores dirigido por Katherine L. Milkman, de la Universidad de Pennsylvania, enviaron cartas idénticas, de supuestos estudiantes, a más de 6.500 profesores de 259 universidades, en las que solicitan discutir sobre oportunidades de investigación. Los profesores eran más propensos a responder a un correo electrónico de “Brad Andersonque de los aspirantes ficticios con nombres comoClaire Smith” oJuan González”. Es evidente que tal sesgo perpetúa la discriminación.

Nuestro mundo es pequeño y nuestros recursos son escasos, dijo otra de las autoras del informe de PLOS ONE, Julienne Rutherford, antropóloga biológica en la Universidad de Illinois en Chicago. Si las mujeres son disuadidas o excluidas de siquiera un puñado de oportunidades, continuó, la pérdida para la ciencia es enorme.

El año pasado, durante la conferencia anual de la Asociación Nacional de Escritores Científicos, me reuní con cinco importantes escritoras de ciencia para presentar al público los datos que habíamos recabado sobre las disparidades de género  que se presentan desde el empleo de citas textuales en publicaciones, hasta en la asignación de  trabajos de alto nivel, premios y salarios. Asimismo, narramos nuestras  historias personales sobre estos tiempos, en que nuestro género se torna en un obstáculo para el avance de nuestras carreras.

Al terminar, se formaron largas filas de gente de la audiencia que se puso de pie, tomó los micrófonos y compartió sus propias historias. Las mujeres jóvenes dijeron de ser acosadas desde el principio. Periodistas experimentadas recordaron a sus jefes manolargas.

Los hombres asistentes también se levantaron para ofrecer su apoyo. El director de un prominente programa de publicación científica prometió que la próxima vez que alguna de sus alumnas le señale que está siendo acosada, iba a intervenir. (Al parecer, no se le había ocurrido antes.)

No obstante, la mayoría de los hombres ni penan ni se acongojan sobre esta situación, pues tienen un papel dominante en este ámbito. Hace unos años, durante un viaje de estudio en una conferencia de periodismo, tuve una agradablen conversación con uno de los  oradores principales. Cuando nos separamos, él me dijo, delante de otros dos hombres, Tu marido no debería dejar que salieses de casa.”

Los dos hombres hicieron caso omiso de este insultante intento de cumplido. Era más fácil para ellos ignorarlo que llamarle la atención a un amigo, y el comportamiento de ambos dio por entendido que estaba bien que se me tratase así.

Si el acoso o la discriminación tienen lugar en un área de trabajo de campo en Costa Rica o en una sala de conferencias, el problema no se resolverá con nuevas leyes archivadas en  sitios web que nadie lee. La responsabilidad de revertir esta situación no debe recaer exclusivamente en las víctimas. Las soluciones requieren un cambio cultural que sólo puede darse desde dentro.

Se requiere que los directores ejecutivos, jefes de departamento, directores de laboratorios, profesores, editores y redactores en jefe tomen una posición firme al respecto y digan: “No bajo mi custodia o mi gestión. No me importa si eres mi amigo o mi colega favorito; nosotros no tratamos a las mujeres de esa manera”.

__________________________________

Christie Aschwanden, escritora científica de Colorado, USA, es colaboradora frecuente de  Science Times.

 

Traducción al castellano de José María Guadalupe Cabrera Hernández

 

 

 

EXABRUPTO #19: ÉSTA ESTÁ ENOJADA

Posted in Exabruptos with tags , , , , , , , , , , , , , on 14 julio, 2014 by teseos30

tumblr_inline_n8nu5kBcin1s6v0j8

 

Un amigo mío compartió esto por facebook: el mensaje de una estudiante del cuarto año de Ingeniería Eléctrica en la McGill University, en Montreal, Canadá, a su profesora, Hanna Michalska . He aquí el enlace:

http://theghaliastuff.tumblr.com/post/91655990530/this-one-is-angry

Es tan certero y justo, que me pareció totalmente digno de atención y me tomé la libertad de traducirlo. Esto es lo que piensa este digna e inteligente muchacha:

 

13 de julio 2014

ÉSTA ESTÁ ENOJADA

Profesora Hanna Michalska:

Mi nombre es Ghalia Elkerdi. Soy estudiante del cuarto año de Ingeniería Eléctrica en la McGill University. Este último año he tomado dos de sus cursos: Sistemas de Control (ECSE 404) y Métodos Numéricos (ECSE 443).

Esta es la primera vez que me dirijo a un profesor para un propósito que no sea el de pedir una prórroga o una oportunidad. ¡De hecho, simplemente le escribo para agradecerle por sus destacables y esforzados trabajos de investigación!

Ayer, mientras caminaba por la calle, un hombre me entregó un volante que decía: “Si usted conoce a alguien que asista a la McGill University, dele esto para que puedan actuar en consecuencia”. Tomé el papel y leí el primer párrafo, que decía: “Canadá es cómplice del apartheid israelí, y sus universidades de investigación de élite no son la excepción. En Montreal, la McGill University colabora con el ejército y con los fabricantes de armas para desarrollar algunas de las tecnologías esenciales para las incursiones asesinas de Israel en Gaza”.

Seguí leyendo: “[…] El Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computación de McGill colaboró con Lockheed Martin, el ejército canadiense y los investigadores militares en Haifa, Israel, para mejorar los sistemas de guía de misiles utilizados por Israel, los EE. UU. y sus aliados”.

Al estar durante los últimos 4 años en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computación de McGill, mi reacción natural fue la de refutar lo que acababa de leer. Me fui a casa a toda prisa para hacer mi propia investigación sobre el asunto; me encontré con todas sus publicaciones sobre los sistemas de guía de misiles, y la recordé alardeando sobre su trabajo durante algunas de las conferencias sobre Sistemas de Control. Todos los cabos se ataron de repente.

Esta mañana me he decidido a compartir con usted un poco de lo que pensé al respecto.

Pensé, ¡sus publicaciones son grandiosas! Pero algo les falta… tal vez una sección de “Resultados”. Así que le ofrezco voluntariamente la mañana de mi domingo para ayudarle a escribirla. Le adjunto algunas fotos y videos que muestran los resultados de los “misiles guiados mejorados” contra civiles inocentes en Gaza, la prisión al aire libre más grande del mundo.

Imagino que usted y sus colegas y estudiantes de doctorado trabajaron muy duro en estos proyectos y que están demasiado ocupados y consumidos por sus productivas y prósperas vidas como para leer los titulares del día de hoy. Después de todo, es justo que usted pueda ver los frutos de su trabajo y de sus impecables “misiles guiados”.

Tómese el tiempo para ver los vídeos y las fotos, de ver más de una vez y de cerca aquello que se ha puesto en la mira: la Humanidad.

Hoy más que nunca se nos recuerda de las atrocidades de la Alemania nazi, y como ahora Israel desata el infierno sobre seres humanos inocentes y aplasta su vida cotidiana con “misiles guiados mejorados”, sin duda debemos preguntarnos qué ha sido de aquello de “no debemos olvidar”…

Lo que mucha gente no sabe es que en aquel entonces los alemanes eran las personas más cultas de la Tierra. Quizá también tenían instituciones de investigación de “elite” como la McGill University, pero aun así, su educación no les sirvió de barrera contra su propia barbarie. ¿Por qué les pasó eso? Porque, citando a Wiesel, un brillante profesor, activista y Premio Nobel de la Paz: “destacaron las teorías en lugar de los valores, los conceptos en lugar de los seres humanos, la abstracción más que la conciencia, las respuestas en lugar de las preguntas, la ideología y la eficiencia en lugar de la conciencia”. Creo que la base de todo lo que está mal con la educación y la investigación en la actualidad se presenta en esas honestas palabras suyas. Cuando la educación ya no garantiza un futuro brillante… Cuando somos aleccionados sobre “integridad académica” por profesores que no respetan la integridad humana en primer lugar…

Me gustaría saber cuáles son las normas que legitiman su “investigación” ante los ojos de la McGill University y ante usted misma. ¿Violaciones del derecho internacional? ¿Crímenes contra la humanidad?

Aquí hay un enlace al Código de Ética de la Ingeniería, el cual le invito a leer junto con sus colegas:

http://www.engr.usask.ca/…/Codes_of_Ethics_various_orgs…

Los remito al artículo 2.01 de la página 12, con el que ustedes en particular han preparado el camino al infierno:

“2.01 En todos los aspectos de su trabajo, el ingeniero debe respetar sus obligaciones para con el hombre y tener en cuenta las consecuencias de la realización de su trabajo sobre el medio ambiente y en la vida, la salud y la propiedad de cada persona.”

Mientras observamos a la humanidad desmoronarse hasta el polvo y nos sentimos desesperanzados ante estas obscenas masacres a las que hemos contribuido directa e indirectamente, una institución de “elite” como la McGill University, y una profesora “respetable” como usted, deberían invertir en un mundo de paz del que todos pudiésemos estar orgullosos. En vez de buscar categoría y prestigio internacional, la McGill University debería ser un refugio que promueva una visión holística y humana del mundo donde las personas, empezando por sus propios profesores y estudiantes, aspiren a los más altos estándares de lo que significa ser un ser humano. Sí, somos de máximo nivel, y tenemos el cerebro y la financiación para el desarrollo de tecnologías capaces de hacer temblar la tierra (literalmente), pero eso no nos da el derecho de hacerlo, ni de llegar hasta colaborar con terroristas y criminales.

Aquí todo el mundo sabe cómo funcionan las “cosas”. Muchos profesores ni siquiera pueden dictar adecuadamente una conferencia comprensible y coherentemente, y aun así son contratados y mantenidos por la investigación que hacen, y al parecer, en algunos casos, por los intereses a los que sirven.

Como estudiante, espero que esto cambie. Espero un cambio que surja de este rincón del mundo, espero profesores que sean mensajeros para la humanidad.

Espero que esté disfrutando de su fin de semana mientras “misiles guiados mejorados” llueven sobre los niños inocentes de Gaza.

Ghalia

_______________________

PD

Con sorpresa (agradable sorpresa) me he enterado que Ana Atienza, miembro del grupo multinacional  y multicultural de traductores Tlaxcala, ha publicado en la página del grupo esta traducción y la ha enriquecido, corrigiendo mis torpezas. Así que he incorporado su trabajo a mi intento de traducción, para que el justo reclamo de Ghalia Elkerdi tenga la mejor versión en español.

 

Gracias a Ana y a Tlaxcala, red internacional de traductores por la diversidad lingüística. ¡Saludos desde Querétaro, México!

 

José María Guadalupe Cabrera Hernández

DIEZ PREGUNTAS DE CUARÓN A PEÑA NIETO

Posted in Exabruptos with tags , , , , , , on 28 abril, 2014 by teseos30

diez preguntas.

 

Diez preguntas que deberíamos hacer todos los mexicanos, insistir en ellas en todo momento y exigir que sean respondidas a cabalidad y satisfacción…

EXABRUPTO #18: TRES VIÑETAS SOBRE LA DEMOCRACIA

Posted in Exabruptos with tags , , , on 25 abril, 2014 by teseos30

Mafalda-Democracia

 

I

 

Mucho se critica a la democracia ateniense de la Época Clásica, e incluso hay quienes se niegan a reconocerla como una democracia propiamente dicha. Se le tacha de esclavista, machista, falocrática, provinciana, oligárquica, teocrática, etc. Se la ve con gesto condescendiente, desde la perspectiva privilegiada que nos brinda nuestra altura histórica, en que creemos tener –por lo menos teóricamente– una idea apropiada de lo que una democracia debe ser.

 

Con una mezcla de benevolencia y ternura, aceptamos con reservas que esos griegos entunicados establecieron los rudimentos de un sistema político que nos parece deseable y defendible a ultranza. ¿Quién no quiere ser democrático? ¿Qué pueblo no quisiera vivir en un sistema que le da poder de decisión y acción, poniéndolo en camino de la autodeterminación? Por otra parte, calificar ahora a cualquier régimen o gobernante de no democrático es casi equivalente a la excomunión a la que los papas medievales condenaban a heresiarcas o soberanos rebeldes. Decir que tal o cual país no es democrático es ubicarlo en el caos primigenio, en el Hades, en el Tártaro. Y, por supuesto, se impone ridiculizar, satanizar y anatemizar a sus sátrapas. Antes, se condenaba en nombre de la Fe; ahora, en nombre de la Libertad y la Democracia. En fin, siempre habrá dogmas que defender.

 

Sin embargo, y volviendo a los atenienses, esta perspectiva “indulgente” y condescendiente hacia su “rudimentaria” democracia tiende a ocultar una realidad que debería darnos qué pensar y que, si somos honestos y amantes de la verdad, necesariamente nos llevaría a dudar de que en verdad seamos democráticos o vivamos en una sociedad democrática. Incluso a dudar si tenemos por lo menos la capacidad de construirla, mantenerla y hacerla perdurar.

 

¿Por qué pienso así? Porque esa realidad que tiende a omitirse es que, a pesar de sus limitaciones, la democracia ateniense ponía el acento, no tanto en las libertades y prebendas de sus miembros, sino más bien –y preferentemente– en sus obligaciones. La democracia, para ellos, no era un bien disfrutable, sino una realidad a construir. No era un bien de consumo, sino el fruto de un arduo trabajo conjunto, que exigía un atento seguimiento de los asuntos públicos y una clara disposición a ceder mucho del tiempo individual en pro del bien común.

 

La democracia ateniense era plena y eminentemente participativa, y su vertiente electoral era una ínfima parte de sus rasgos constitutivos. La acción de los ciudadanos no se limitaba a elegir entre zutano o mengano, o a pronunciarse a favor o en contra de esta o aquella resolución. Tarde o temprano, el particular sería llamado para cumplir con alguna función pública, y ese particular debería estar dispuesto a ello sin reservas y sin chistar, sin importar si debía abandonar sus individuales menesteres; el mismísimo Sócrates, a pesar de su natural tendencia al cuestionamiento y al escepticismo político, fue llamado en su momento a desempeñarse como magistrado y conocer de asuntos legales y morales que sin duda lo conflictuaron[1]. La pertenencia a la polis y el respeto a la religión así se los exigía; la responsabilidad cívica era algo irrenunciable e ineludible, y estaba por encima de cualquier serenidad, confort o molicie particular.

 

El ciudadano no era simplemente un gobernado: ejercía efectivamente, en diversos niveles y medidas, el poder político. No existía escisión entre ciudadanos y gobernantes, pues en verdad formaban parte de la conducción del Estado. Y en el ejercicio y cumplimiento de las propias responsabilidades se basa, sin duda, toda libertad que merezca ese nombre.

 

Quizá por eso muchos no están dispuestos en reconocer ese peculiar régimen como democracia. Exige demasiado, constriñe demasiado, le cuesta demasiado al individuo. Es odioso entregar tanto al bien común; trabajar para gente que ni conocemos ni nos importa. Y la democracia –creen muchos– se trata de libertades y no de constricciones. Creemos que nuestro papel como ciudadanos se limita a votar entre partidos –a veces más por inercia y simpatías irracionales que por compromiso ideológico– y a acatar como lacayos las órdenes de esos funcionarios que nuestro propio voto invistió de los poderes necesarios. Que es anormal y tonto emplear el propio tiempo en conocer –ya no digamos supervisar o fiscalizar– sobre la racionalidad y atinencia del rumbo y destino de los recursos comunes.

 

Es anormal quejarse de lo que uno mismo propició o tratar de corregirlo. Es demente tratar de cambiarlo, pues así lo escogimos y ‘ora nos amolamos. Es desquiciado ocuparse de lo que no sea el propio interés. ¡Que tedio el tener que participar de la vida política!

 

Así es sin duda. Pero, si no lo hacemos, ¿tendremos razón legítima para quejarnos y exigir? ¿Se puede denostar la sopa que uno mismo sazonó? Un pueblo indolente, omiso, tendiente a la irresponsabilidad, a no respetar las mínimas normas de civilidad, a la procastinación y a la negligencia, no puede esperar un gobierno diferente. No se lo merece.

 

Entonces… ¿somos democráticos? ¿Nos gustaría serlo? ¿Tenemos la capacidad para serlo?

 

 

 

II

 

La democracia esto, la democracia aquello. Democracia, democracia, democracia…

 

Que México apoya la democracia, que hay que defender la democracia. Democracia, democracia, democracia… bla, bla, bla.

 

Enemigos de la democracia, peligro para la democracia… bla, bla, bla. Rojillos, revoltosos, chairos, bla, bla, bla.

 

Santa Democracia, Kyria eleison, Kyria eleison, Kyria eleison. Amén

 

Estamos prontos para juzgar a los tiranillos, tiranetes y tiranazos de otros lares, pero, ¿tenemos la altura moral para hacerlo? México no es democrático, nunca lo ha sido y nunca lo será. Y esto, paradójicamente, no es por culpa de ningún caudillo abusón y malvadín. No es por culpa de ese fantasma siniestro que muchos llaman “sistema”, ni tampoco lo es de los políticos, ni de los poderes fácticos. Ellos a fin de cuenta siempre han sido coherentes con sus fines y son muy eficientes en el alcance de sus metas: pillar a toda costa toda la riqueza y todos los beneficios que les sean posibles sin importar sobre qué o sobre quiénes tengan que pasar. Se les podrá criticar y odiar, pero por lo menos ellos cumplen con su objetivo a cabalidad. Son todos unos profesionales: llevan siglos ejerciendo su nefanda profesión.

 

México nunca ha sido un país democrático, no lo es y nunca lo será. Lo afirmo con convicción y sin ambages. Nunca lo será por el carácter de su gente; por el peso de su idiosincrasia y sus atavismos irrenunciables, encarnados y engarruñados hasta la médula. La condición peonil sin duda es genética en nosotros. Vemos al patrón e hincamos la rodilla. Porque la gran mayoría de los mexicanos están enamorados hasta el tuétano de sus verdugos y de sus patíbulos. De las cantilenas de su parroquia. Los aman, no pueden vivir sin ellos. Desde el ciudadano de a pie, hasta el alto funcionario, hay tabúes tribales irrenunciables, porque renunciar a ellos les parece poner en peligro la existencia misma del cosmos. Cuestionar al Tlatoani es cuestionar el axis mundi.

 

Libertad, Santa Libertad, Kyria eleison, Kyria eleison, Kyria eleison. Amén

 

La gente da por sentados sus derechos y sus libertades, como si hubiesen existido siempre, y como si emanaran mágicamente de cada persona. Como si fuese algo que no pudiese ser cuestionado o incluso eliminado por los intereses de ciertos grupos. A la gente le encanta la libertad mientras no le toquen un pelo o mientras no le cueste trabajo defenderla. La disfruta sin tomar conciencia que no siempre la tuvo, y que si se deja, en un ratito la puede perder. Cree que sus libertades y derechos son eternos, inmarcesibles e intocables.

 

Pero, ¿cuántos pasos atrás ha dado la sociedad mexicana en el camino hacia el alcance de su democracia? ¿Cuántas veces hemos remachado el ataúd de nuestras libertades? Tachan de revoltosos a quienes levantan la voz, y hasta cooperan con los esbirros con cívico y cínico placer. Incluso son capaces de defender la libertad que tienen a renunciar a su libertad. Bendita Democracia, que tiene la virtud de contener el germen de su propia destrucción. Provechito entonces. Luego no anden chillando porque los tachan de retrógradas.

 

Santa Democracia, Kyria eleison, Kyria eleison, Kyria eleison. Amén

 

 

 

III

 

Los imperios, los reinos, los kanatos, las satrapías, las dictaduras, vaya, las autarquías en general, tienden a ser más exitosas, longevas y fuertes que las llamadas “democracias”.

 

¿La razón? El autócrata velará siempre por sus intereses y los de su dinastía. Los protege y defiende hasta la muerte. No tiene mucho que cuestionarse. Su avance es fuerte y seguro, pues sólo tiene dos opciones: el triunfo o el derrocamiento.

 

En cambio, al que vive –o cree vivir– en una “democracia” tiene, por lo general, unas ansias irrefrenables de desembarazarse de sus responsabilidades, de ponerse en manos de otro y de someterse a su criterio; de depositar en él la facultad de configurar las reglas del cotidiano juego de la vida. Crea una clase política que decida y obre por él y en su nombre. Renuncia al conocimiento de lo público, porque es aburrido, complejo y conflictivo. Porque eso es el trabajo del político y no del ciudadano. Porque el ciudadano es impoluto y no se ensucia. Mientras yo me ocupe de lo mío, todo lo demás saldrá bien y que el mundo gire.

 

Las “democracias” siempre mueren jóvenes. Mueren en el momento que los pueblos delegan sus responsabilidades y se ciñen a sí mismos las riendas…

 

 

 

José María Cabrera

piedradeescandalo@gmail.com

 

[1] Sobre este punto, puede remitirse el lector a todo lo relacionado con la Batalla de Arginusas.