Archivo para música griega contemporánea

TRASLACIÓN #8: Σιωπή (Silencio)

Posted in Traslaciones with tags , , , on 8 septiembre, 2014 by teseos30

Σιωπή (Silencio), canción con letra de Pavlos Pavlidis y música del grupo Xylina Spathia, uno de los exponentes más importantes del rock helénico.

Σιωπή

Παλιά φωτογραφία
στην άδεια παραλία
σιωπή.

Κοιτάζω απ’ το μπαλκόνι
το δρόμο που θολώνει
η βροχή.

Λένε πως στη χώρα που ναυάγησες
βασιλεύουν οι μάγισσες.
Βουλιάζουνε στο βυθό και σε βγάζουνε
στον αφρό.

Λένε πως μας άφηνες στα κύματα
φυλαχτά και μηνύματα.
Τα βρήκανε τα πουλιά και χαθήκανε
ξαφνικά.

Η πόλη σαν καράβι
τα φώτα της ανάβει
γιορτή.

Θυμάμαι που γελούσες
να μείνω μου ζητούσες
παιδί.

Λένε πως στη χώρα που ναυάγησες
βασιλεύουν οι μάγισσες.
Βουλιάζουνε στο βυθό και σε βγάζουνε
στον αφρό.

Λένε πως μας άφηνες στα κύματα
φυλαχτά και μηνύματα.
Τα βρήκανε τα πουλιά και χαθήκανε
ξαφνικά.

Silencio

Una vieja fotografía
en una playa desierta.
Silencio.

Observo desde el balcón
la calle  que desvanece la lluvia.

Dicen que en el sitio en que naufragaste
reinan las hechiceras.
Que se sumergen hasta el fondo
y te hacen girar entre la espuma.

Dicen que nos dejabas entre las olas
amuletos y mensajes.
Los encontraron las aves que
desaparecen de pronto.

La ciudad, tal como un barco,
enciende sus luces.
Fiesta.

Recuerdo que reías,
pidiéndome: “Quédate, niño”.

Dicen que en el sitio en que naufragaste
reinan las hechiceras.
Que se sumergen hasta el fondo
y te hacen girar entre la espuma.

Dicen que nos dejabas entre las olas
amuletos y mensajes.
Los encontraron las aves que
desaparecen de pronto.

Versión al castellano de José María Guadalupe Cabrera Hernández

TRASLACIÓN# 5: TRES CANCIONES EN LA VOZ DE ELENI TSALIGOPOULOU

Posted in Traslaciones with tags , , , , , , , on 30 julio, 2013 by teseos30

En esta ocasión, me centraré en una cantante griega que me gusta bastante; tanto en lo musical como en lo que toca a su extraña y especial belleza: Eleni Tsaligopoulou. He aquí a la maestrísima:

Eleni Tsaligopoulou

Eleni nació en 1963 en la Heróica Ciudad de Naousa, Imathia, Macedonia Central. A principios de los años 80, ella y su hermano iniciaron juntos sus primeras andanzas en  el camino de la música. A través de este esfuerzo amateur, Eleni se hace consciente de su necesidad de expresión a través del canto.

En 1985, impulsada por sus padres, tomó lecciones de canto clásico en Salónica. Ese mismo invierno cantó profesionalmente por primera vez en “Όμορφη Νύχτα”, donde entra en contacto con Yorgos Zikas, con cuyas canciones se presentará en su primer álbum en solitario.

En 1987 entra en contacto con Manos Hatzidakis, uno de los más grandes compositores de la música griega contemporánea y trabaja con él. Yorgos Dalaras, una de las figuras señeras de la música popular también  la invita a acompañarlo durante el verano a una gran gira que abarcará Grecia, Europa y América.

Su trabajo en Atenas inició principalmente de la mano de Yorgos Dalaras.  Al inicio de su carrera, debido a su característica voz, a menudo la confunden con Eleftheria Arvanitaki.  En 1989, colabora con la agrupación Οπισθοδρομική Κομπανία  (Compañía Regresiva) y Nikos Xydakis.

En 1990 su álbum “Κορίτσι και Γυναίκα” (“Niña y mujer”) causa una gran sensación entre el público, y es una de las obras que da impulso al movimiento musical conocido como “Artística Contemporánea”  (Σύγχρονο Έντεχνο) durante la década de 1990.

Poco después, empieza a trabajar en conjunto con cantantes griegos más importantes, tanto en conciertos como en estudio. Entre 1994 y 1995, se presenta en   “Χάραμα” (“Amanecer”), junto con Dimitra Galani, Alkinoos Ioannidis y Gerasimos Andreatos.
A finales de 1996 sale a la venta su disco “Αρζεντίνα” (“Argentina”) y dos años más tarde,  “Στην Εποχή Του Ονείρου” (“En la Edad del Sueño”). Entre 1998-1999 se presenta con Melina Kana y su música experimenta un cambio de estilo; su nuevo álbum “Αλλάζει κάθε που βραδιάζει”  (“Cambia a cada anochecer”), de 1999, incorpora una clara y fuerte influencia de la música pop occidental.  El  corte es  promovido intensamente a través de conciertos por toda Grecia.

Entre 2001 y 2002 colabora con Yannis Kotsiras, Nikos Portokaloglou, Yorgos Andreou, Manolis Lidakis, y participa en la banda sonora de la película “Το κλάμα βγήκε από τον Παράδεισο” (“El llanto vino del paraíso”) de Reppa-Papathanasiou (2001) . En 2004, participa en un homenaje a Vasilis Tsitsanis en el Megarón Musical de Atenas; y, en el verano de ese mismo año, participa como corifea en el coro de la tragedia “Ifigenia en Áulide”, presentada en el   Teatro Regional Municipal de Patras.

En 2005, realizó una gira de verano con Tania Tsanaklidou, mientras trabajaba en paralelo en la  grabación de la obra “Αγαπημένο μου Ημερολόγιο” (“Mi querido diario”), junto con la Estudiantina Nea Ionia; esta obra está dedicada a la interpretación de la música folklórica tradicional de toda Grecia, que tanta influencia tuvo en sus inicios profesionales.

 

En 2008 apareció con Andriana Mpampali y Yiota Nega en la obra “Αποθήκη του Μύλου” (“Salven el Molino”) en Tesalónica. También alternó con Glykeria y la banda Triphono en el  “Polis Theater”.

Tiene un hijo, Argyris, nacido en 1981.

Estos son sus discos:

1986-Σώπα κι άκουσε (Calla y escucha)
1990-Κορίτσι και γυναίκα (Niña y mujer)
1992-Μισό φεγγάρι (Medialuna)
1994-Καθρέφτες (Espejos)
1996-Αρζεντίνα (Argentina)
1998-Στην Εποχή του Ονείρου (En la Edad del Sueño)
1999-Αλλάζει κάθε που βραδιάζει (Cambia a cada anochecer)
2001-Γλυκός πειρασμός (Dulce tentación)
2002-Τραγούδια για ένα Καλοκαίρι (Canciones para un verano)
2003-Χρώμα (Color)
2005-Αγαπημένο μου Ημερολόγιο (Mi querido diario)
2005-Κάθε τέλος και αρχή (Cada fin y principio)
2008-Σαν ψέματα  (Como mentiras)

2009-Στην εποχή του ονείρου (Κυριάτικη εφημερίδα)
(En la Edad del Sueño – Diario Dominical)

2011-Τα-Ρί-Ρα (Ta-ri-ra)

 

Basta de biografía. Ahora les ofreceré tres canciones y mis respectivas versiones al castellano de las mismas. Empezaremos con “Είναι εντάξει μαζί μου” (Está bien conmigo), que apareció en su disco Κάθε τέλος και αρχή (Cada fin y principio), de 2005:

Είναι εντάξει μαζί μου

Γυρνάει στο σπίτι κι όλο κλαίει και κανένας δεν ξέρει τι τον καίει
κι όλοι οι φωστήρες και γενναίοι ψάχνουν το μυστικό
ο κόσμος λέει, λέει, λέει πως εκείνη για όλα φταίει, φταίει
που μένει μόνος και ξυπνάει με τον ίδιο καημό

Μα είναι εντάξει μαζί μου του δίνω την ψυχή μου
τις καλύτερες μέρες του ζει μ’ αυτές τις πληγές
ναι, είναι εντάξει μαζί μου μαθαίνει απ τη ζωή μου
και για μένα αλλάζει πρόσωπα κι εποχές

Μ’ αυτό τον πόνο δυναμώνει στο πλευρό μου διψάει και μεγαλώνει
κι αυτό που τόσο τον πληγώνει είναι το γιατρικό
ο κόσμος λέει, λέει, λέει πως εκείνη για όλα φταίει, φταίει
μα εγώ τον θέλω έτσι όπως είναι και τον κόσμο ξεχνώ

Είναι εντάξει μαζί μου του δίνω την ψυχή μου
τις καλύτερες μέρες του ζει μ’ αυτές τις πληγές
ναι, είναι εντάξει μαζί μου μαθαίνει απ τη ζωή μου
και για μένα αλλάζει πρόσωπα κι εποχές

 

Aquí mi versión en castellano:

Está bien conmigo

Siempre vuelve a casa llorando y nadie sabe qué es lo que le quema.
Todos los iluminados y valientes buscan resolver el secreto.
La gente dice: “Es culpa de ella que viva solo
y se despierte con el mismo dolor”.

Pero está bien conmigo, pues le brindo mi alma.
Sus mejores días los vive con esas mismas heridas.
Sí, está bien conmigo, aprende de mi vida
y, por mí, cambia de rostro y estación.

Con este dolor se esfuerza, y a mi lado su sed aumenta
y eso mismo que lo hiere es lo mismo que lo sana.
La gente dice: “Todo es culpa de ella”,
pero yo lo quiero como es y de la gente me olvido.

Está bien conmigo, pues le brindo mi alma.
Sus mejores días los vive con esas mismas heridas.
Sí, está bien conmigo, aprende de mi vida
y, por mí, cambia de rostro y estación.

 

Muy bella canción, ¿no? A mí me encantan las miradas y risitas del final; además del papel que hace de femme fatale de los años 20’s o 30’s, con la peluca negra y el maquillaje obscuro, muy ad hoc con la letra de la canción. El vestido negro y escotado la hace ver muy elegante y seductora. Bueno, eso opino yo…

 

Ahora les ofrezco esta otra, de once años de antigüedad: “Χίλιες σιωπές” (Mil silencios) de la autoría de Nikos  Zoudiaris. Apareció en su pequeño álbum “5 τραγούδια για ένα καλοκαίρι” (Cinco canciones para un verano), 2002; un avance del álbum “Χρώμα” (Color), que salió a la venta en 2003. En ese año andaba yo de vago por Atenas y estaba de moda, así que comprenderán que le tenga especial cariño a esta canción.

La bella lírica, la  orquestación impecable, la voz de Eleni que oscila entre la plenitud y el esfuerzo, el violín que juega a la respuesta con la voz; todo ello le da a esta pieza ese sabor melancólico que tiene el amor, incluso cuando se está en posesión de el/la/lo amado.

Aquí está el video:

La letra:

Χίλιες σιωπές

Στις βραδινές περιπλανήσεις μας
μες στης πόλης τον αχό
τις θαμπές φωνές των άγνωστων
σκορπάει ο αέρας εκεί κι εδώ

Μου κρατάς το χέρι σε κρατώ
με κοιτάς για μια στιγμή
το μεγάλο μας το όνειρο
σου εξηγώ με ένα φιλί

Και μετά δε μιλάμε πολύ
γιατί το όνειρο ζει στη σιωπή
Με το βλέμμα στους περαστικούς
να ‘χα χίλιες σιωπές να ακούς

Στις βραδινές περιπλανήσεις μας
στης καρδιάς τις διαδρομές
πώς γεμίζει η νύχτα χρώματα
πώς φωτίζονται οι σκιές

Και δεν βρίσκω λόγια να σου πω
γιατί όλα έχουν φωνή
το μεγάλο μας το όνειρο
σου εξηγώ με ένα φιλί

Και μετά δε μιλάμε πολύ
γιατί το όνειρο ζει στη σιωπή
Με το βλέμμα στους περαστικούς
να ‘χα χίλιες σιωπές να ακούς

Y mi versión al castellano:

Mil Silencios

En nuestros paseos nοcturnos
entre el estruendo de la ciudad,
las apagadas voces de los extraños
esparce el aire por aquí y allá.

Tienes mi mano, yo tengo la tuya;
me miras por un momento.
Nuestro gran sueño
te lo explico con un beso

Y después, no hablamos mucho,
pues el sueño vive en el silencio.
Al mirar a los paseantes,
tiene mil silencios que escuchar.

En nuestros paseos nocturnos
por los caminos del corazón,
cómo se llena la noche de colores,
cómo relumbran las sombras.

Y no encuentro palabras para decirte
porque todo tiene voz.
Nuestro gran sueño
te lo explico con un beso.

Y después, no hablamos mucho,
pues el sueño vive en el silencio.
Al mirar a los paseantes,
tiene mil silencios que escuchar.

 

 

Por último, una bella canción, Έλα πάρε μου τη λύπη (¡Vamos, llévate mi pena!) con música del inmortal Manos Hatzidakis y letra de Nikos Gatsos. En este video, Eleni derrocha gracia, sensualidad y belleza, muy recomendable:

La letra:

Έλα πάρε μου τη λύπη

Είσ’ ένα περιστέρι
που πετάς στον ουρανό
πάμε να βρούμε ένα αστέρι
σ’ ένα κόσμο μακρινό

Έλα ένα βρούμε έν’ αστέρι
που πετά ψηλά ψηλά στον ουρανό

Είσαι ένα καρδιοχτύπι
μου `χεις κόψει τα φτερά
έλα πάρε μου τη λύπη
έλα δωσ’ μου τη χαρά

Είσαι ένα καρδιοχτύπι
μου `χεις κόψει τα φτερά

Τα γαρίφαλα σου μέτρα
σ’ αγαπώ όσο κανείς
κάνω την καρδιά μου πέτρα
και προσμένω να φανείς

Έλα και σε περιμένω
στη γωνιά του δρόμου να φανείς

 

Mi versión al castellano

¡Vamos, llévate mi pena!

Eres una paloma
que surca el cielo.
Vamos y encontremos una estrella
en un mundo distante.

¡Ven, vamos a encontrar una estrella
que vuele muy alto en el cielo!

Eres un latido del corazón
que ha cortado mis alas.
¡Vamos, llévate mi pena!
¡Vamos, dame la alegría!

Eres un latido del corazón
que ha cortado mis alas.

Cuenta tus claveles,
pues yo te amo como a nadie.
Haré de mi corazón una piedra
que te espere hasta que aparezcas

¡Vamos, que yo espero
a que aparezcas en la esquina!

 

Espero que las canciones, los videos y Eleni  les hayan gustado tanto como a mí. Saludos.

José María Guadalupe Cabrera Hernández

TRASLACIÓN #4: ΦΕΓΓΑΡΆΔΕΣ ΣΤΙΣ ΚΥΚΛΆΔΕΣ

Posted in Traslaciones with tags , , , on 9 febrero, 2012 by teseos30

¿Cómo os trata la vida? Pues yo ando por estos rumbos, divagando, como lo hace la vida misma, que no tiene sentido alguno, me cae. Éste se lo ponemos (o se lo quitamos) nosotros, ni más ni menos. Asimismo, al tiempo: éste no tiene peso per se, sino por el sentido que tienen para nosotros los eventos que acaecen en él. Así, un segundo puede ser un mileno, y una vida un instante. Todo depende de cómo los entes nos hacen frente o cómo acudimos nosotros a ellos; cómo se nos ocultan o presentan, cómo nos envuelven o aplastan… en fin. Lo cierto es que la vida es demasiado corta como para malgastarla en nimiedades y tonterías.

Pero bueno, esas son otras cosas; cosas de filósofo loco. ¿Qué es, entonces, lo que voy a hacer ahora? Bueno, con motivo de la aparición de la luna llena sobre esta “sacrosancta” ciudad, me interesa presentarles la “traslación” que he realizado recientemente de una canción de la autoría de Jristos Promíras (letra) y Stélios Fotiádis (música), interpretada por la maestrísima Glykeria Koutsoula:  “Φεγγαράδες στις Κυκλάδες”.

Antes de pasar a la canción y su versión en castellano, me interesa hacer un análisis de la palabra “Φεγγαράδες”  (se pronuncia “fengarádes”). Se trata del plural de “φεγγαράδα” (“fengaráda”), que no tiene una traducción precisa a nuestra lengua. Esta palabra proviene, a su vez, de “φεγγάρι” (“fengári”, luna) y su significado sería, más o menos, el de “salida de la luna llena”;  sentido muy semejante al que tendría en inglés la palabra “moonrise”.  Sin embargo, la palabra griega que nos ocupa va más allá, pues también contiene la idea de la fuerte luz que la luna llena emite en una noche de cielo limpio; además de declarar la aparición lunar,  “φεγγαράδα” establece el ambiente que impera en un momento así: el juego de luz y sombra, de aparición y ocultamiento, de ofrecimiento y negación, de seducción y recogimiento. Además de la consabida, sobada y universal vinculación entre los enamorados y nuestro frío satélite (ni modo).

Así, al pronunciar “φεγγαράδα”  (y su plural “Φεγγαράδες” ), hacemos comparecer, de manera simultánea y concomitante, ese complejo plexo de sentido que hemos descrito. ¡Qué maravilla! Todo eso en una sola palabra: la luna, su luz, la noche, su sombra, el frío, el fuego y —tratándose de una “φεγγαράδα” en las Cicladas, como reza la canción— el arquetípico mar Egeo. La mención de esta palabra inaugura, sin duda, un escenario propicio para el pensar, la lírica y el vino.

También son dignas de tomarse en cuenta otras situaciones semánticas. En nuestra lengua, la palabra “luna” es, por decirlo así, una palabra “fósil”, pues pertenece al grupo de aquellas que hemos heredado del latín sin cambio alguno. Tanto en latín como en castellano, “luna” es una palabra de género femenino y por ello, en la mitología y la poética, es fácil dotar de personalidad a nuestro satélite: una personalidad femenina; desde el latín hasta nuestros días la luna es una mujer, es una diosa. Asimismo, en la lírica popular hispanoamericana es recurrente cantar a la luna como a una confidente, desahogando en ella el amor, la nostalgia, el desengaño, el reproche, etc.  que despierta en nosotros la amante ausente. “Luna lunera, cascabelera” diría la canción.

Por supuesto que los griegos contemporáneos también cantan al astro menor en un tenor similar, y con bastante frecuencia. Sin embargo, la palabra  “φεγγάρι” añade a esos lugares comunes sus propias peculiaridades. Para empezar, es de género neutro, lo que facilita que hombres y mujeres realicen con ella juegos poético-eróticos de gran libertad gramatical, sintáctica y semántica. En segundo lugar, la raíz de la palabra se encuentra en el verbo “φέγγει”, cuyo sentido principal es el de “brillar”, “relumbrar”. Así pues, ya desde su propia configuración y enunciación, la palabra “φεγγάρι” hace referencia a la condición luminosa de la luna, a su acción esplendente sobre nosotros.

Así que es difícil decidirse por plasmar en una sola palabra castellana todo este horizonte de sentido. En momentos pensé traducir “φεγγαράδα” con “lunada”, pues sería una opción  morfológicamente plausible. Sin embargo, en nuestro entorno, la palabra “lunada” tiende a referirse, más que a la acción esplendente de la luna, a la reunión festiva que se hace bajo su cobijo. Sí, se hace referencia la luna, y no hay lunada sin luna llena; pero en la palabra castellana gana el jolgorio sobre el astro, cosa que no pasa en la palabra griega: en  “φεγγαράδα” la luna llena es la reina indiscutible. Es la diosa que vuelve a imperar. Por ello he decidido  —sin mucho convencimiento— traducir  aquí “Φεγγαράδες”  como “lunas llenas”. Sé que no es muy correcto y que quizá deba buscar otros términos, pero por el momento lo dejaré así. Entonces, el nombre de la canción  “Φεγγαράδες στις Κυκλάδες” lo traduciremos, provisionalmente, como: “Lunas llenas en las Cicladas”.

Mención aparte (aunque con el mismo afán filológico)  merece la palabra “θαλασσί” (thalassí), que los griegos emplean para referirse al color que nosotros llamamos “turquesa”: un color que crea bastantes discusiones en la cotidianidad sobre su pertenencia, ora a la gama de los verdes, ora a de los azules. La palabra proviene de “Θάλασσα” (thálassa), una de las múltiples palabras que el griego tiene para llamar a la mar. Algo que no debe extrañarnos, siendo el mar el escenario primario de esta cultura milenaria, era necesario para los helenos forjar multitud de nombres para referirse a un elemento tan determinante, cambiante y que ofrece infinitos, protéicos rostros: de paz, de bonanza, de reto, de invitación, de amenaza, de tormenta, de creación, de aniquilación. Así, el mar de los mil rostros recibe mil nombres (¡Ja!, ¡perdón por la exageración!):  “Θάλασσα”, “πόντος”, “πέλαγος”, “ωκεανός”, etc.

“Θαλασσί” podría traducirse como “marino”, pero apegarse a la etimología no sería muy correcto en este caso, pues el color “azul marino” es, para nosotros, de una tonalidad muy distinta -y más profunda- que el suave, sereno y delicado turquesa al que la palabra y la canción hacen referencia. Pensar en un azul intenso al escuchar esta canción no le haría ninguna justicia, pues no se trata de   un canto al “vinoso ponto” (Homero dixit), sino de un canto amoroso; se refiere al suave, dulce y tibio mar que dio a luz a Afrodita. La misma palabra “θαλασσί” tiene una musicalidad tierna y dulce al pronunciarse; compárese si no con las palabras a las que hemos hecho referencia: “thalassa”, “póntos” , “pélagos”, “okeanós”.

No obstante, podemos ser flexibles (debemos serlo): “Θαλασσί” sí es marino en tanto se refiere a ese amoroso mar turquesa que baña a las Cicladas y a muchas de las playas de mi amada Grecia. Es uno de los nombres y colores de ese mar primigenio que dio origen a la cultura occidental.

Insisto,  todo esto se hace presente de manera concomitante en estas palabras, y resuena siempre en ellas cada vez que se les pronuncia y canta. Sólo en posesión de estos sentidos alcanzamos a penetrar en el horizonte de entes y vivencias que  abre la canción o el poema para nosotros.

Pero bueno, basta de palabrería. Aquí tienen la canción, en voz de Glykeria:

Φεγγαράδες στις Κυκλάδες

Άσπρο και θαλασσί εγώ κι εσύ,
δραπέτες και Θεοί σ’ ένα νησί,
άσπρο και θαλασσί, Νάξο και Πάρο,
απόψε θα με πάρεις να σαλπάρω,
άσπρο και θαλασσί κι ο έρωτας κρασί.

Φεγγαράδες στις Κυκλάδες,
με ξενύχτια και βαρκάδες,
με φωτιές στην παραλία
εεεεεεεεεεε, έρωτα καημέ,
δυο καρδιές που γίναν μία.

Άσπρο και θαλασσί εγώ κι εσύ,
δραπέτες και Θεοί σ’ ένα νησί,
άσπρο και θαλασσί και χέρι-χέρι,
γιορτή θα ‘ναι κι αυτό το Καλοκαίρι,
άσπρο και θαλασσί κι ο έρωτας κρασί.

Φεγγαράδες στις Κυκλάδες,
με ξενύχτια και βαρκάδες,
με φωτιές στην παραλία
εεεεεεεεεεε, έρωτα καημέ,
δυο καρδιές που γίναν μία.

Lunas llenas en las Cicladas

Blanco y turquesa, tú y yo;
dioses fugados a una isla.
Blanco y turquesa, Naxos y Paros;
llévame esta noche a navegar contigo.
Blanco y turquesa, el vino del amor.

Lunas llenas en las Cicladas,
con desvelos y barcas,
con fogatas en la playa.
¡Eh! ¡Dolor de amor!
Dos corazones que se hacen uno.

Blanco y turquesa, tú y yo;
dioses fugados a una isla.
Blanco y turquesa, y mano a mano;
también es una fiesta este Verano.
Blanco y turquesa, el vino del amor.

Lunas llenas en las Cicladas,
con desvelos y barcas,
con fogatas en la playa.
¡Eh! ¡Dolor de amor!
Dos corazones que se hacen uno.

Versión al castellano de José María Guadalupe Cabrera Hernández

TRASLACIÓN #3: ΜΑΓΙΣΣΑ (Hechicera)

Posted in Traslaciones with tags , , , on 10 septiembre, 2011 by teseos30

ΜΑΓΙΣΣΑ

Μ΄έλεγαν μάγισσα
που καρδιές ράγισα
χόρευα κι άργησα
κάθε αρχή κατάργησα

Στο λαιμό το φιλί
και στο νου το δάκρυ μου
πολεμώ κι οι πολλοί
πολεμούν την άκρη μου

Πες μου εσύ
να φύγω να ζήσω ή να χαθώ
ποιο κρασί
στο χώμα να στάξω
για να κοιμηθώ

Μεθυσμένο φιλί
στο λαιμό το δάκρυ μου
πολεμώ κι οι πολλοί
πολεμούν την άκρη μου

Μ’έλεγαν μάγισσα
ποιες καρδιές ναυάγησα,
ρώταγα κι άργησα,
μια ζωή νοστάλγησα

Πες μου εσύ
να φύγω να ζήσω ή να χαθώ
ποιο κρασί
στο χώμα να στάξω
για να κοιμηθώ

Η ζωή μου η τρελή,
μια φωτιά,μια μάγισσα

Πες μου εσύ
να φύγω να ζήσω ή να χαθώ
ποιο κρασί
στο χώμα να στάξω
για να κοιμηθώ

HECHICERA

Me llaman hechicera
que rasga corazones,
que danza cautelosa,
despreciando todo principio.

Un beso en el cuello
y en la mente una lágrima.
Lucho y muchos son
los que luchan contra mi filo.

Me dices
que huya, viva o perezca,
que el vino
derramo en el suelo
para dormir en él.

Un beso ebrio
y una lágrima en mi cuello.
Lucho y muchos son
los que luchan contra mi filo.

Me llaman hechicera
que hace naufragar los corazones,
suplicante y cautelosa,
en una vida nostálgica.

Me dices
que huya, viva o perezca,
que el vino
derramo en el suelo
para dormir en él.

Mi vida,
la locura,
un fuego,
una hechicera.

Me dices
que huya, viva o perezca,
que el vino
derramo en el suelo
para yacer en él.

Letra de Lina Nikolakopoulos

Música de Nikos Antipas

Versión al castellano de José María Guadalupe Cabrera Hernández

Y… la voz de Járula Alexiou:


TRASLACIÓN #2: “Πρώτη φορά συγνώμη” (“Perdón por primera vez”)

Posted in Traslaciones with tags , , , on 26 mayo, 2011 by teseos30

Pues he tenido demasiado trabajo, y alguno que otro problemilla existencial (¿acaso hay de otros?) y eso me ha llevado a dejar bastante abandonado este rincón de rabia y placer. Pero no crean que he estado de perezoso. He estado mascullando varias ideas y escribiendo algunos poemas, pero todavía no me han dejado satisfecho como para publicarlos.  Me he vuelto un poco más quisquilloso y ahora hasta al jocoque le soplo. Ni modo, eso pasa cuando se quema uno con leche.
 

 

Creo que lo que voy ensayando va bastante bien, pero ya me dirán ustedes cuando lo lean. No hay peor juez que uno mismo. Mientras tanto, les ofrezco otra “traslación” de una canción griega. Esta vez les presento a Haris Alexiou (se pronuncia “Járis Alexíu”) o “Járula”, como le dicen con cariñoso diminutivo los helenos. En eso nos parecemos bastante mexicanos y dánaos: expresamos nuestro cariño (o desprecio) con diminutivos. Así como nuestro modo está lleno de -ito, -illo, -ita, -illa, -ela, la lengua griega moderna está plagada de -aki, -akia, -ula.

 

 
El parecido, sin embargo, no se queda sólo en ese nivel; la temática lírica también tiene sus semejanzas: como pasa con nuestra canción ranchera, la canción popular griega (λαϊκά) transita desde una desgarradora y sangrienta tragedia hasta una melosidad rayana en lo cursi, sin dejar de hacer paradas en los celos, el desengaño, el desamor, la melancolía, la nostalgia bañada en alcohol y la alabanza del terruño. Nomás les faltaría decir: “Como Grecia no hay dos…” (seguro ya lo dijeron y yo no me he dado cuenta).

 

 

Pero bueno, regresando a Járula. ¿Qué les puedo decir? Nació en el año 1950, en la mítica Tebas (Θήβα) de Edipo. Ya desde ahí se puede uno poner a temblar (si es helenófilo, claro está). Literalmente, podría ser mi madre, pues nació el mismo año. Sin embargo, y aunque me acusen de Edipo (juar, juar), esta mujer tiene una belleza perenne a la que se suman ese aire grave de madre cósmica, divina (si hablan de la diosa Gea o Démeter, pienso en ella), y el hecho de ser considerada una de las voces emblemáticas de la música griega contemporánea. Todo ello la convierte en un cataclismo estético, sublime, extasiante. Bueno, eso digo yo…

 

 

 

 

Su nombre está vinculado, entre otros, al de Yorgos Dalaras (del que nos ocuparemos en otra ocasión), Manos Loizos, Lefteris Papadopoulos, Dimitra Galani, Manos Hatzidakis, Kostas Nikolópoulos y al del infaltable Mikis Theodorakis. Si quieren saber más, pueden recurrir al consabido wikipediazo:
 

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Ch%C3%A1ris_Alex%C3%ADou

 

 

O, mejor, ir a su página oficial:   http://www.alexiou.gr/

 

 

No es flojera, pero otros han hablado mejor de ella y le han hecho justicia. De todos modos, no será esta la última vez que nos ocupemos de la gran Jaris.

 

 

Aunque la maestra Alexíu se ha desempeñado más bien como intérprete, también ha compuesto buenas canciones y el día de hoy les presento una que me gusta bastante; se llama “Πρώτη φορά συγνώμη” (“Perdón por primera vez”), la cual apareció en el segundo cd de su disco “Anthologio” (2004).
 

 

 

 

He aquí el video:

 

 

 

 

 

 

Πρώτη φορά συγνώμη

Ήταν η ζωή μου πάντοτε γεμάτη

Μα εγώ παράπονα της έκανα

Είχα τα καλά του κόσμου κι όλη την αγάπη

μα με τα παράπονα δεν τέλειωνα

ώσπου κάποια μέρα χτύπησε την πόρτα μου

ο δικός σου πόνος και καημός
 

 

Και ξαφνικά είδα τον κόσμο να γυρίζει

τι πάει να πει να ‘χεις τα χέρια σου αδειανά

και ξαφνικά είδα η ζωή να με χωρίζει

απ’ ότι νόμιζα πως ζει παντοτινά

και τότε έκατσα και έκλαψα πικρά

είπα συγνώμη στη ζωή πρώτη φορά
 

 

Όταν ακουμπούσε κάποιος τα φτερά μου

αετός γινόμουνα και πήγαινα

Μα έβλεπα τον κόσμο μέσα απ’ τα όνειρα μου

κι όποιος μου τα γκρέμιζε τον πλήγωνα
 

 

Μα ξαφνικά είδα τον κόσμο να γυρίζει

τι πάει να πει να ‘χεις τα χέρια σου αδειανά

και ξαφνικά είδα η ζωή να με χωρίζει

απ’ ότι νόμιζα πως ζει παντοτινά
 

 

Και ξαφνικά είδα τον κόσμο να γυρίζει

τι πάει να πει να ‘χεις τα χέρια σου αδειανά

και ξαφνικά είδα η ζωή να με χωρίζει

απ’ ότι νόμιζα πως ζει παντοτινά
 

 

Είπα συγνώμη, συγνώμη, συγνώμη

Είπα συγνώμη στην ζωή πρώτη φορά



Perdón por primera vez

Mi vida estuvo siempre colmada,

pero, aun así, yo le reclamaba.

Tenía lo mejor del mundo y también todo el amor,

pero mis quejas no tenían fin,

hasta que un día llamaron a mi puerta.

tu propio dolor y tu tristeza.
 

 

Y de pronto vi al mundo girar,

vi lo que es estar con las manos vacías.

Y de pronto vi a la vida separarme

de todo aquello que pensé duraría por siempre.

Me senté y lloré amargamente,

y pedí perdón en mi vida por primera vez.
 

 

Cuando alguien tocaba mis alas,

me convertía en águila y volaba lejos.

Veía al mundo encerrada en mis sueños,

y hería al que me los estropeaba.
 

 

Mas de pronto vi al mundo girar,

vi lo que es estar con las manos vacías.

Y de pronto vi a mi vida separarme

de todo aquello que pensé duraría por siempre.
 

 

Y de pronto vi al mundo girar,

vi lo que es estar con las manos vacías.

Y de pronto vi a mi vida separarme

de todo aquello que pensé duraría por siempre.
 

 

Pido perdón, perdón, perdón.

Pido perdón en la vida por primera vez.

Letra y música: Haris Alexiou

Versión al castellano: José María Guadalupe Cabrera Hernández

 

 

 

Bueno, espero que Járula les haya gustado tanto como a mí. Nos vemos luego. Seguid disfrutando (y renegando)…Χαίρετε!

TRASLACIÓN #1: “Πάρε με απόψε πάρε με” (“Tómame esta noche, tómame”)

Posted in Traslaciones with tags , , , , , , on 15 febrero, 2011 by teseos30

Ya he confesado antes mi acendrado filohelenismo y nunca me cansaré de confesarlo: es parte irrenunciable de mi ser. Entre las muchas maneras en que practico esa afición-amor-obsesión, se encuentra la traducción de canciones populares contemporáneas del griego moderno al castellano. No soy un experto, y apenas merezco el título de aficionado, pero poco a poco trato de mejorar mi comprensión de esa lengua tan maravillosa.

En esta entrada, en que les ofrezco por primera vez mi trabajo de “traslación”, les presento a Glykeria Koutsoula —Glykeria para los cuates— (1953, Agio Pnevma, Prefectura de Serres, Región de Macedonia), una hermosa mujer y una de las más importantes voces de la música helénica contemporánea. No voy a abundar sobre su trascendental carrera (quien quiera saber más, asómese a http://es.wikipedia.org/wiki/Glyker%C3%ADa y a http://www.myglykeria.gr/mgl/intro/index.php ), sólo mencionaré que trabajó al lado de gigantes como Mikis Theodorakis, Manos Jatzidakis y Manos Loizos. Tiene una voz potente, a la vez sensual y melancólica, que me pone la piel chinita. He aquí a la maestrísima:

Glykeria interpreta genialmente tanto la música rembetika, como la demotika y sabe conjugarlas con el pop helénico contemporáneo. La canción que les presento es de la autoría de Nikos Ziogalas. Se llama “Πάρε με απόψε πάρε με” (“Tómame esta noche, tómame”). He aquí el video:

La letra en griego es esta:

“Πάρε με απόψε πάρε με”

Πέφτουν τα ψέματα βροχή
μα η αλήθεια σώζει
κι η μόνη αλήθεια είσαι εσύ
η πιο γλυκιά ανταμοιβή

Εδώ οι κακίες ντύνονται
λευκό αγγέλου ντύμα
πάρε με απόψε πάρε με
ζεστό αγάπης κύμα

Και σε περιμένω
τσιγάρο αναμμένο
και σε περιμένω
στην αγκαλιά σου να σωθώ

Λυσσομανάει ο άνεμος
μα ο άνεμος δεν ξέρει
πως το κορίτσι που θα ‘ρθει
την άνοιξη θα φέρει

Και σε περιμένω
τσιγάρο αναμμένο
και σε περιμένω
σαν ακρογιάλι θα ανοιχτώ

Και σε περιμένω
τσιγάρο αναμμένο
και σε περιμένω

Πάρε με απόψε πάρε με
στα μαγικά φτερά σου
βάλε με απόψε με βάλε με
μέσα στην αγκαλιά σου

“Tómame esta noche, tómame”

Caen las mentiras como lluvia,
pero la verdad pervive
y la única verdad eres tú,
la más dulce recompensa.

Aquí los males se revisten
del blanco manto de un ángel.
¡Tómame esta noche, tómame,
cálida ola de amor!

Y te espero
con el cigarro encendido.
Y te espero,
¡guárdame entre tus brazos!

Se enfurece el viento,
pero el viento no sabe
que la Niña que viene
la Primavera consigo trae.

Y te espero
con el cigarro encendido.
Y te espero,
¡como una playa me abro a ti!

Y te espero
con el cigarro encendido.
Y te espero…

¡Tómame esta noche, tómame,
entre tus alas mágicas!
¡Estréchame esta noche,estréchame
entre tus brazos…!

Versión en castellano de José María Guadalupe Cabrera Hernández

Bueno, espero que haya sido de su agrado, y pues… nos vemos luego… Saludos.