EL AGUJERO NEGRO GOERITZ-BARRAGÁN

EPSON MFP image

EL AGUJERO NEGRO GOERITZ-BARRAGÁN

Era tarde. Muy tarde. Venía de regreso de una fiesta y tendría que manejar, somnoliento y algo ebrio, el trayecto de más de una hora hasta su casa. Las luces de la Ciudad de México se veían pequeñas y trémulas a lo lejos.

Pasó a un lado de las recién inauguradas torres de Goeritz y Barragán. Cabeceó, a punto de perder el control del coche. Sacudió la cabeza. Se aferró al volante. Miró las luces de la ciudad aún lejanas y pensó: “En media hora llegaré”.

Era tarde. Muy tarde. No sabía que nunca llegaría a casa. No sabía que se había perdido. Que ya no había carretera. Que el espacio se le volvió continuo con el tiempo. Que esas ya no eran las luces de la ciudad. Eran estrellas y nebulosas distantes…

 

 

José María Cabrera
14 de febrero de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: