ANTIPOÉTICA #6: ELEGÍA DE LA NADA

 

 

 

 

Ni la obscuridad

ni el silencio,

ni la triste sombra

del Numen Negro.

Nada…

 

 

 

 

Ni los marchitos

astros

del Cosmos,

ni las flores

secas

del campo.

Nada…

 

 

 

 

Nada

Nada

Nada

 

 

 

 

Nada extingue

la hoguera eternal

de la memoria:

Primavera perdida,

amarga voz

que clama en el desierto

e invoca en el Invierno.

Nada dispersa

la ceniza

de lo que ceniza

nunca ha sido.

 

 

 

 

Nada borra el rubor

del crepúsculo infinito.

Nada compondrá

su epitafio,

pues Todo

será el sepulcro.

 

 

 

 

Nada

Nada

Nada

 

 

 

 

Mas pronto vendrá

el canto alegre

y vehemente

de la puerta

que se abre siempre.

Del sol

que no despunta

ni fenece…

 

 

 

José María Guadalupe Cabrera Hernández

marzo de 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: