OBSCURA, AMARGA NAVIDAD…

Esta Natividad de Boticelli siempre me ha atraído por su atmósfera tormentosa, dolorosa, obscura, pesada, casi apocalíptica, casi trágica; totalmente en contradicción con su tema, que en la historia del arte gótico siempre fue tratado con cierta sobriedad y magnificencia festiva.

Me atrae como me atrae siempre —extrañamente— lo que me cuestiona y me causa desazón racional y existencial. Aun cuando se anuncia la venida de un supuesto salvador, pareciese que asistimos a un funeral. Posee esta escena un espíritu doloroso que se manifiesta en medio de la belleza renacentista de su lenguaje pictórico.

Algún día haré un análisis más sesudo y detallado de esta genial obra. Por el momento la comparto en este espacio porque expresa a la perfección lo que llevo por dentro: un gran y agudo dolor en medio de la festividad de las masas entregadas al consumo. Una mujer importante en mi vida —casi una madre— ha partido, y no precisamente en la serena calma que merecía, sino en medio de desasosiegos, dolores y tristezas. No te lo merecías, Cuquita, no te lo merecías.

Te extraño, amiga, te extraño mucho. Quizá algún día se cumpla lo que me permita despedirme de ti con una sonrisa. Mientras tanto, cuentas, como siempre, con un espacio muy grande en este corazón raro que tengo.

A los que se regodean en su miseria, por su parte, les deseo una obscura, amarga navidad.

Χαίρετε!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: