EXABRUPTO #2: 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA

Monumento a los Caídos del 2 de octubre de 2008

Mientras existan hombres y mujeres conscientes, sensibles, amantes de la justicia y de la verdadera y plena libertad, el crimen del 2 de octubre de 1968 no será olvidado. El día que esa carnicería -y todas las demás que han cometido nuestros tiranos sexenales- se nos olvide, entonces es que nos habremos convertido en un pueblo digno de las penas que nos azotan. De nada valdrán las quejas y lamentos, pues bien merecidos tendremos los tormentos y atropellos.

Los gobiernos tienen responsabilidades, sí; pero también los pueblos. Pasamos a la picota de la Historia a los sátrapas, pero pocas veces a las turbas serviles, enajenadas y brutales que los erigen. En ese entonces teníamos la justificación de la imposición de nuestros reyezuelos. En ese entonces este gorila miserable y sanguinario nos gobernaba porque nos lo impusieron:

Ahora que tenemos la oportunidad de cambiar la ruta de nuestra historia, seguimos prefiriendo la misma basura de siempre (verbigracia: pudiendo hacer una elección inteligente, nuestro pueblo -e incluso buena parte de nuestra selecta e “infalible” intelligentsia–  votó por ese esperpento ridículo y tragicómico de Vicente Fox). Ya no tenemos excusa. Si en las urnas ratificamos a nuestros verdugos, entonces no nos quejemos y admitamos que somos un país que le encanta el látigo y dar las nachas en bandeja de plata. Ya, ya admitámoslo, nos encanta vitorear a la plutocracia, nos encanta el fasto principesco, nos encanta ponernos de alfombra para el Emperador en turno. ¿Verdad que sí?

Además, también nos encanta hacerle el fuchi  a los que en verdad defienden nuestros intereses, y de pinches nacos no los bajamos; y hasta celebramos si el sistema los encarcela o los asesina: “Pinche agitador, se lo merecía”, “Era comunista el cabrón: qué bueno que se lo echaron” (me pregunto si los que así sentencian tendrán el suficiente seso para leer y entender una sola página de Marx -y no precisamente de Groucho-). Claro, da más caché ser lacayo que ciudadano. Es re’bonito servirle a la nobleza, nos da más categoría. Chance y hasta regresa un día esa bonita costumbre de  la prima notte para que un niño nice deje embarazada a nuestra vieja y tengamos un chulo rorro con toda la jeta del patrón. ¿Sería bonito, verdá?

Ya veremos en 2012 si aprendimos la lección o si en verdad, además de ser la nación de la desidia, somos también la nación del eterno masoquismo. Mientras tanto, me atrevo a decir una vez más:

¡2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA!

La serenidad del mausoleo de los héroes,

la calma indolente de los mataderos

después de la tragedia y la hecatombe.

Bella tranquilidad

que contiene

la explosión de lo tremendo…

¡Ni perdón ni olvido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: